Seguidores

Tic... tac...


Get your own Digital Clock

 Mira, paso de tus estupideces, de tus venadas, de tus cambios de actitud contra mí. Paso de ti. No es mi culpa que tu vida sea más mierda de lo que ya eres tú. Y no, tampoco es mi problema, ni me importa. No me importa lo que pienses de mí. Solo eres una niñata más que intenta llamar la atención como puede, y al no conseguirlo, lo tomas en contra mía. ¿Y tengo yo la culpa? Si a la niña de mamá y papá, no la hacen caso, es mi culpa. Y como es mi culpa, pues se tiene que meter conmigo, ¿no? Bueno. Ten cuidado puede que algún día me necesites, para insultarme, para meterte conmigo, para llamar la atención... pero cuando menos te lo esperas, yo no estaré. No estaré para que desahogues tus penas conmigo, porque, sí, no me importa tu vida. Y menos, tú. Solo deseo, que cuando quieras rectificar, y volver a ser como una persona normal, sea tarde. Y todos te den la espalda, marginándote. Ahí, en ese instante, yo, me reiré de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario